Guía para visitar la ciudad encantada de Cuenca

 

La Ciudad Encantada de Cuenca es un paraje natural formado por rocas calizas o calcáreas. Localizada cerca de Valdecabras, se encuentra a una altitud de mil quinientos metros, en una zona de extensos pinares. A pesar de estar dentro de los límites de un finca particular, se permite el paso de visitantes durante todo el año por un precio de 5 euros por persona.

Ya en 1929 fue declarada Sitio Natural de Interés Nacional. La acción del hielo, el viento y el agua hizo posible que se creara este fenómeno kárstico. Lo heterogéneo de las rocas en cuanto a dureza, composición química y morfología es lo que permitió el su desigual desgaste y la formación de sus pintorescas formas. A la particularidad de las formaciones rocosas hay que añadir los sumideros, torcas y lapiaces.

El origen de la Ciudad Encantada hay que buscarlo hace 90 millones de años, cuando la zona se encontraba en el fondo marino, donde se fueron depositando sales, especialmente carbonato cálcico. Al retirarse el mar al final del Cretácicola Ciudad Encantada emergió a la superficie y, desde entonces, la propia naturaleza se encargó de esculpir las espectaculares formas que hoy tanto nos fascinan.

Información práctica para visitar la Ciudad Encantada de Cuenca

Lo primero que debes saber, si estás pensando hacer una visita a este mágico paraje, es que las entradas no se pueden conseguir por internet. Hay que comprarlas en la misma taquilla. Está abierto todos los días del año, incluidos los festivos, así que es un lugar ideal para pasar con la familia algún domingo o fiesta de guardar.

Es conveniente que lleves dinero en efectivo, ya que aún siendo la entrada muy barata, sólo 5 euros, es posible que por problemas de cobertura no te acepten el pago con tarjeta.

La duración de la visita es de unos 90 minutos. El recorrido es circular, de unos 3 kilómetros, y no está habilitado ni para carros y sillas de bebés ni para personas con movilidad reducida.

Si tienes mascotas no hay inconveniente en que vayan contigo. Está admitida la entrada con mascotas y seguro que los peludos lo pasarán divinamente en ese entorno natural.

Los horarios dependen de la temporada, siendo sólo posible visitar la Ciudad Encantada mientras haya luz solar. Así, de mayo a septiembre los horarios son de 10:00 a 20:00, mientras que en los meses restantes se reduce de 10:00 a 18:00.

Puedes ir con tu propio coche y por cuenta o bien puedes contratar un guía. También se organizan excursiones guiadas desde Cuenca.

Qué ver en la Ciudad Encantada

En los 3 kilómetros de recorrido verás los principales puntos de interés de la Ciudad Encantada.

Nada más empezar te toparás con la formación que es considerada como el símbolo de este paraje natural, el conocido como Tormo Alto, cuya forma se asemeja a la de un tornado que estuviera tocando tierra.

Durante la hora y media de recorrido verás otras formaciones de curiosas formas, que han sido bautizadas con el nombre de las cosas, animales, incluso personas, a las que se asemejan. Algunas de las más conocidas son: los champiñones, la tortuga, el perro, el mar de piedra, los osos, y los amantes de Teruel.

¿Qué tiene el Barrio de Malasaña?

El Madrid de los Austrias: una ruta de tapas por el Madrid más clásico