La isla de Tenerife, un lugar cultural enigmático

El archipiélago canario es uno de los destinos más famosos de sol y playa de toda España. Seguramente, esto es así porque se puede visitar tanto en verano como en invierno gracias al microclima del que se puede disfrutar en el archipiélago. Además, Tenerife tiene un particular encanto y no solo por ser la isla más grande de la parte occidental del conjunto isleño, sino por albergar el punto más alto de toda la Península: el Teide.

Pero Tenerife no solo se debe visitar por sus maravillosas, playas o por el Teide, ya que tiene una gran variedad de atractivos turísticos que hacen de la isla un lugar donde perderse y no volver. ¿Quieres saber lo que no te puedes perder de tenerife?

Castillos e Iglesias

El Castillo de San Cristóbal

Esta fortificación fue la primera destacada en la isla para defender a la bahía de Santa Cruz de Tenerife de los posibles ataques marítimos. Fue construido en el siglo XVI y se tuvo que derruir para expandir la ciudad de Santa Cruz y construir la Plaza de España.

Por ello, en la actualidad solo se puede ver parte de los muros del castillo que se conservan en una galería subterránea de la Plaza de España.

El Castillo de San Juan Bautista

El Castillo de San Juan Bautista, también conocido como el Castillo Negro es Patrimonio Histórico Español y fue construido en el siglo XVII. Destaca por su planta circular y por situarse tan cercano a la costa.

Este castillo es el que se encuentra en mejor estado dentro de Tenerife.

Torre de San Andrés

La torre circular de San Andrés formaba parte de la fortificación que defendía esta misma costa, muy próxima a Santa Cruz de Tenerife. Esta edificación permitía la defensa de la isla contra saqueos y piratas.

Ha sido declarado Patrimonio Histórico Español y Bien de Interés Cultural.

Iglesia de la Concepción

Esta iglesia es el centro católico por excelencia de Tenerife. Se encuentra sobre la primera ermita que construyeron los primeros conquistadores de Santa Cruz.

Uno de los símbolos más destacados del centro histórico de la ciudad es su torre, pero no es lo único reseñable de la iglesia, ya que es la única con cinco naves de la isla. Además, dentro de la misma se pueden encontrar dos imágenes con gran devoción para los chicharreros, como son Nuestro Padre Jesús Cautivo y de María Santísima de la Esperanza Macarena.

Iglesia de San Francisco de Asís

El templo tiene un gran valor especialmente por la gran cantidad de tallas que alberga en su interior, desde varias perspectivas: histórica, artística y religiosas.

De entre ellas, sobresale la imagen del Señor de las Tributaciones cuyo origen se encuentra en Ecuador; además, cabe destacar que está realizada a base de maíz.

El mercado Nuestra Señora de África

El mercado Nuestra Señora de África es el principal de Santa Cruz de Tenerife desde 1940, año en el que se construyó. Desde este momento, ha ido ofreciendo una gran cantidad de productos frescos a sus habitantes, así como a los turistas que acuden a Tenerife. Además, adosado al mercado puedes encontrar un gran centro comercial que permite aunar la parte más tradicional de la isla con la parte más moderna.

Centros culturales de Santa Cruz de Tenerife.

El Centro Internacional de Ferias y Congresos.

¿Te resulta familiar la estructura del edificio? quizá te suene a la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, ya que ambas construcciones fueron realizadas por Santiago Calatrava en diferentes años.

Alberga aproximadamente 40.000 metros cuadrados y está forjado con hormigón, hierro y cristal.

El Museo de Naturaleza y Arqueología (MUNA)

Tiene una gran importancia para los chicharros, puesto que es el museo con la mayor colección del pueblo indígena guanche, que se encontraban en la isla hasta que se acudieron los conquistadores.

¿Quieres saber un hecho curioso sobre esta pincacoteca? Está asentado en el antiguo Hospital Civil.

 

Si prefieres realizar algún tour especial o alguna actividad, te recomendamos que eches un ojo a las actividades de tenerife.

Cádiz y sus playas paradisiacas

Gaudí y el Parque Güell