Conoce los 15 edificios más altos del mundo: De Japón a Estados Unidos

Son muchas las personas que sufren el mal de altura o vértigo, sin embargo, otras tantas se inclinan por sentir esa adrenalina que se hace posible en el momento en el que vislumbras el suelo bajo tus pies tras todos esos metros que se interponen en la distancia. 

Pero en este artículo no vamos a hablar sobre el miedo a las alturas,  sino sobre las grandes construcciones que podemos encontrarnos a lo largo, ancho, y especialmente alto del planeta, cada vez más corrientes y convencionales en esta nuestra sociedad: los edificios. Esas cimentaciones que se elevan delimitando las calles y caminos, esas grandes murallas que concentran los secretos y vivencias de la sociedad más moderna y contemporánea hasta nuestros días. Por este motivo el protagonismo recae sobre los 15 edificios más altos que podemos encontrar en el mundo. Si te atreves a experimentar las sensaciones que la altitud te mostrará, acompáñanos por estas líneas. 

Sobrevolando el mundo: China, a la cima

1. Burj Khalifa: 828 metros (Emiratos Árabes Unidos)

Su construcción se inició en el año 2004 de la mano del arquitecto Adrián Smith y fue inaugurado el 4 de enero de 2010, dando como resultado 828 metros de altura en su edificación que se presenta en la actualidad como la joya de la corona y hace que se reconozca como el edificio más alto del mundo. Se encuentra en Dubai y en el interior de su estructura encontramos 160 pisos -antes hay que coger mucho, pero mucho aire o bien escalarlo mediante un buen sistema de ascensores-, por lo que, además de ser el edificio más alto del mundo, también presenta el récord como el edificio con mayor número de pisos. Se inspira en el estilo arquitectónico islámico y fue diseñado por Skidmore, Owings y Merril (SOM). El presupuesto de inversión total destinado a la construcción del Burj Khalifa fue valorado en 20.000 millones de dólares. 

Vistas de la ciudad de Dubai. Edificio Burj Khalifa

2. Shanghai Tower: 632 metros (China)

Con el segundo lugar en el ránking de los 15 edificios más altos del mundo encontramos la torre de Shanghai ubicada en el distrito de Pudong en Shanghai, China. Con forma cilíndrica y de espiral, el edificio se erige sobre la ciudad a través de sus 128 plantas destacando y dando la sensación de alcanzar las nubes, como si alguien hubiera alargado sus paredes con la punta de los dedos. Una construcción que ofrece unas panorámicas impresionantes de la ciudad, diseñada por la firma de arquitectura Gensler, quienes tuvieron muy en cuenta la ecología del proyecto en el momento de su planificación, añadiendo elementos como las turbinas eólicas, fuentes de energía geotérmica y un muro cortina de protección solar que fueron aplicados en su construcción, la cual tuvo comienzo a finales del año 2008. La edificación contó con una inversión de 2,4 billones de dólares.

3. Torre de Cantón: 612 metros (China)

Este edificio se encuentra ubicado en el distrito de Haizhu en Cantón y también es conocido como la torre de televisión de Cantón, la torre de TV más alta del mundo, cuya obra fue finalizada en el año 2009. Fue diseñada por los arquitectos neerlandeses Marcos Hemel y Barbara Kuit, quienes le otorgaron su forma hiperboloide contorneada basando el diseño en una estructura retorcida como resultado de un diseño más llamativo y desafiante.

4. Torres de Abraj Al Bait: 601 metros (Arabia Saudí)

Este conjunto de edificios ocupa el puesto como cuarto edificio más alto del mundo, siendo el que presenta la mayor altura en el país gracias a su característica edificación con estructura de reloj que sobresale sobre los demás, denominada Torre Real del Reloj de la Meca, poseyendo la esfera de reloj más grande del mundo. Se sitúa en el centro de la Meca, en Arabia Saudí, y cuenta con 120 plantas que se extienden a lo largo de sus 620 metros de altura. Su construcción tuvo final en el año 2012 y  el complejo de edificios estuvo a cargo de la empresa constructora Saudi Binladin Group, mientras que la torre fue diseñada por el arquitecto Mahmoud Bodo Rash, cuya inversión supuso un coste de 15 millones de euros, de acuerdo a ‘The Guardian’ y la CNN.

Torres de Abraj Al Bait en Arabia Saudí.
Torres de Abraj Al Bait en Arabia Saudí

5. Ping An Finance Center: 599 metros (China)

Casi casi a la altura de la torre principal de Abraj Al Bait, encontramos este gigantesco y alargado edificio en Shenzhen, en la provincia de Guangdong, siendo el segundo edificio más alto de China, por lo que lo de si vencer el miedo a las alturas te convence, esta puede ser una muy buena opción. Este edificio actúa como núcleo del distrito comercial de Futian, en donde el resplandor de las luces puede iluminar cualquier día largo y gris. Posee cuatro columnas en cada esquina que van estrechándose a medida que el edificio crece, hasta que da lugar a una plataforma de observación en la cima. Su construcción finalizó en 2018 dando como resultado una edificación de 51 plantas.

6. Lotte World Tower: 555 metros (Corea del Sur)

Este edificio se encuentra en Seúl, en Corea del Sur. No es la joya de la corona de este ránking pero sí se considera la de Corea, que con su estilo postmoderno llegó a su esplendor en el año 2017, gracias a la finalización de su obra con 123 plantas en su interior, ya que fue el primer edificio del país en superar los 100 pisos. Su nombre le viene de la multinacional Lotte Group y también es conocido como Seoul Sky. Su estructura plateada en forma de cono con formas suavizadas, asemejándose a las de un pincel, halla su inspiración en la cerámica coreana. Esta imponente construcción contrasta con un paisaje salpicado por la naturaleza en donde se crea un equilibrio entre lo salvaje y lo cosmopolita. 

7. CN Tower: 553 metros (Canadá)

La Canadian National Tower  está ubicada en el centro de Toronto y es la torre de radiodifusión más alta de América, aunque también lo fue del mundo entre los años 1975 y 2007, momento en el que la estructura del Burj Khalifa sobrepasó dicha altura. Sus inicios se remontan a los inicios del año 1973 y finalizaron en el año 1975 de la mano de la compañía Canadian National Railway -de ahí el nombre- y de NCK Enginering, Foundation Building Construction and Canron, John Andrews Architects y Webb, Zerafa, Menkes y Housden Architects en calidad de arquitectos. 

CN Tower en Toronto, Canadá

8. One World Trade Center: 541 metros (Estados Unidos)

Se trata de la edificación más elevada del hemisferio occidental situada en Lower Manhattan, Nueva York, también conocido como 1 WTC o Freedom Tower (torre de la Libertad). Anteriormente su nombre oficial pertenecía a las Torres Gemelas, y hace referencia al año 1776 (en pies corresponde a 541 metros), cuando se firmó la Declaración de Independencia. El arquitecto encargado de dar vida a este proyecto en el año 2006 de 94 plantas fue David Childs, perteneciente al estudio SOM, mencionado anteriormente. Este edificio se convirtió en el más alto de Nueva York en el año 2006, una vez sobrepasada la altura del Empire State.

9. Torre Ostánkino: 540 metros (Rusia)

Con 540 metros de altura, conforma una de las torres más altas de Europa cuyo uso está destinado al de las telecomunicaciones. Su ubicación se encuentra en Moscú y fue inaugurada en el año 1967 en la víspera del 50 aniversario de la Revolución Bolchevique e ingeniada por Nikoái Nikitin.

10. CTF Finance Center: 530 metros (China)

Este enorme rascacielos de 111 pisos se ubica en el distrito de Tianhe (Guangzhou) en Cantón, cuyo objetivo inicial fue el de acompasar y sostener la expansión urbana de la zona, finalizando la obra en el año 2016. La estructura de la torre pretende destacar su altura y verticalidad entre el resto de edificios. Fue diseñada por el arquitecto Kohn Pedersen Fox, quien también tuvo en cuenta elementos de carácter ecológico para reducir el impacto medioambiental.

11. China Zun: 528 metros (China)

El edificio más alto de Pekín, también conocido como CITC Tower, se asienta sobre una estructura moderna inspirada en las vasijas chinas de la antigüedad, de modo que su base se va estrechando hasta llegar al fin de la edificación, en donde vuelve a ensancharse imitando estas peculiares formas curvadas mientras aporta un toque de actualidad. Presenta 104 plantas y el promotor de su construcción fue CITIC Group, la cual comenzó en el año 2011 para que el edificio fuese inaugurado en el 2018. 

12. Pentominium: 516 metros (Emiratos Árabes)

Este rascacielos postmoderno se localiza en Dubái y ha sido diseñado por Andrew Bromberg. El edificio está conformado por 122 plantas y está destinado a un uso residencial de lujo, por lo que ahora el proyecto se encuentra parado sin previsión de reforma, cuyos orígenes se remontan al año 2008.

13. Taipei 101: 508 metros (Taiwán)

Un peculiar rascacielos ecológico de estilo postmoderno situado en Taipéi, Taiwán. Llegó a ser el edificio más alto del mundo entre los años 2003 y 2007 con 101 plantas. Su construcción comenzó en 1999 de la mano del arquitecto C. Y. Lee y finalizó en 2003, cuya inversión se estima en 1,8 millones de dólares. Su estructura se inspira en elementos chinos y tiene en cuenta el Feng Shui, relacionando el edificio con conceptos como los de prosperidad y abundancia, y el cual además se emplea como medio para simbolizar el axis mundi o eje del mundo; el punto céntrico en el que la tierra se une con el cielo.

Vista
Vistas del atardecer en Taiwán. Al fondo, torre Taipei

14. Shanghai World Financial Center: 492 metros (China)

Este edificio, el segundo más alto de la ciudad con 101 pisos, tiene el objetivo de sintetizar el comercio y la cultura en la zona central de Shanghai, motivo por el cual este rascacielos incluye numerosas atracciones turísticas. En él se invirtieron 850 millones de dólares y su obra finalizó en el año 2008 bajo responsabilidad de la firma de arquitectura estadounidense Kohn Pederson Fox Associates.

15. International Commerce Center: 484 metros (China)

Se trata del rascacielos más alto de Kowloon, en Honk Kong, de 108 plantas, pertenece al complejo de Union Square. Su obra finalizó en el año 2010, y la firma arquitectónica responsable de la obra fue Kohn Pederson Fox. 

Otro proyecto que cabe destacar en China, país que abarca muchos de los edificios más altos del mundo, es el Sky City, un rascacielos cuya construcción -la cual iba a ser llevada a cabo por la compañía Broad Sustainable Building- no llegó a realizarse debido a las protestas medioambientales del año 2013, cuando su construcción fue aprobada ese mismo año por el gobierno, de modo que el edificio que podría haber sido el más alto del mundo, con nada más y nada menos que 838 metros de altura y 202 plantas, se quedó en el aire.

Una historia con altura

Desde los orígenes del ser humano, diferentes culturas y civilizaciones han pretendido escalar ya no solo como sociedad, sino también a través de sus edificaciones, templos destinados al culto, la fe y las religiones, entre otros fines diferentes. La civilización egipcia es un claro ejemplo de ello, cuyos inicios datan en torno al año 3100 a.C (Antiguo Egipto) con sus grandes evidencias arqueológicas como las famosas pirámides, una clara representación sobre cómo los seres humanos siempre han mostrado esa particular inquietud por el más allá y su propia evolución como especie; todo un hecho simbólico basado en el acto de erigir unas monumentales escaleras hacia el cielo. Unas escaleras a través de las cuales el arte tomó lugar y mediante las cuales el interés humano por nuevas ramas de conocimiento más allá de lo que estaba al nivel de sus pies se incrementó.

La primera pirámide de esta civilización, como apuntan desde el National Geographic, se conoce como la pirámide de Zoser (Djoser), una pirámide escalonada de 60 metros de altura a modo de monumento funerario a manos del arquitecto Imhotep, cuyo objetivo fue el de ampliar la mastaba del faraón con dicho nombre, de ahí el fin y origen de la construcción. Sin embargo, a pesar de que esta pirámide fue la primera en su especie, no fue hasta el año 2560 a.C. cuando se sentaron las bases de la pirámide más alta de Egipto: la pirámide de Keops. Esta gran obra egipcia fue considerada una de las estructuras más altas del mundo forjadas por el hombre, con 148 metros de altura, hasta la llegada de la torre Eiffel, con 324 metros.

Pirámide de Keops, Egipto

Otro gran ejemplo como civilización que trajo al mundo enormes y elevadas maravillas arquitectónicas fueron los mayas, cuyo origen tiene lugar aproximadamente mil años después que la del Antiguo Egipto, en el territorio que actualmente está conformado por el sur de México, Bélice, Guatemala, El Salvador y Honduras. Uno de los ejemplos de construcciones mayas que podemos encontrar se trata del templo del Gran Jaguar de Tikal, con 45 metros de altura, construido por el gobernante maya Hasaw Cha’an Kawil entre el año 682 y el 721 d.C, que se trata de una pirámide funeraria donde este se encontraba sepultado. Por eso no es de extrañar que, teniendo en cuenta la escasez de medios en aquella época en comparación con nuestra actualidad, el ser humano haya proseguido su camino ascendiendo y ampliándose a través de esas grandes edificaciones y obras que nos regalaron las culturas pasadas para acercarse, cada vez más, a tocar las estrellas.

Son numerosos los grandes y enormes edificios y rascacielos con los que podemos toparnos en el mundo, unos con más antigüedad y otros, lanzados hacia la dirección del cielo hace relativamente pocos años. La intención termina siendo la misma: Comprobar que la ambición humana está únicamente marcada por sus propios límites y miedo a las alturas. Conocer y ser conocidos. Expandirnos. Sin embargo, en los tiempos que corren es fundamental no perder de vista el verdadero equilibrio entre nuestras ansias de expansión como especie y el respeto y cuidado del resto del ecosistema. Es ahí donde se encuentra el equilibrio, y donde probablemente para muchos, el vértigo desaparezca.