Gaudí y el Parque Güell

Si no sabes que ver en barcelona, ¿quizá es el Parque Güell una visita esencial? Si sigues leyendo de nuestra mano, descubrirás que así es.

Este parque es una de las obras más destacadas del arquitecto Antoni Gaudí, el máximo representante del modernismo catalán, y como el resto de edificaciones del autor, el parque tiene una gran historia detrás. ¡Vamos a conocerla!

Orígenes del Parque Güell

¿Por qué se construye el Parc Güell? Para saber esto, nos tenemos que remontar a 1878, fecha en la que Eusebi Güell conoce a Gaudí en la Exposición de París y es el momento en el que comenzó su relación.

Pero no fue ese el único detonante. Poco después, el suegro de Gaudí le encargó realizar los muebles de la capilla del Palacio de Sobrellano, en Comillas. Gracias a esto, el artista coincidió con el arquitecto de la capilla Joan Martorell, que se convirtió en su gran maestro introduciéndole en el mundo del modernismo.

Tras el primer encargo, ambos artistas sufrieron una separación que sin embargo no duró mucho. Unos años más tarde Matorell se puso en contacto con Gaudí para realizar un nuevo proyecto para Eusabi Güell. Este nuevo reto consistía en construir una urbanización para la finca que Güell había adquirido en la zona de la Montaña Pelada dentro de Barcelona.

El objetivo de Güell era construir 60 parcelas triangulares que incluyeran caminos, viaductos y escaleras. Pero el proyecto conllevaba algunas dificultades, había que tener en cuenta las importantes restricciones de la construcción que había en ese momento. Esto provocaba que solo pudiera edificarse una sexta parte de la finca, que la altura de los edificios no podían afectar las vistas al mar y que las viviendas no debían dificultar la entrada de luz solar del resto de edificaciones cercanas.

Las pretensiones de Güell eran claras: quería recrear un parque británico y llamarlo Park Güell.

Gaudí, por su parte, quiso mantener toda la vegetación existente e introdujo nuevas especies mediterráneas que no necesitasen mucha agua. Por otro lado, estableció sistemas de riego que pudieran acumular y recoger el agua de las lluvias. De esta manera, el nuevo sistema junto con la gran vegetación permitían que el suelo no se erosionase por las lluvias mediterráneas.

Fases de su construcción

A finales del año 1900, Gaudí comenzó a nivelar el suelo y, a principios de 1903, ya estaban terminadas las dos alas de la entrada, la escalinata, los viaductos y la valla, entre otros elementos. Cuatro años más tarde, en la gran plaza ya se celebraban eventos, terminándose el proyecto en 1914.

En 1902, Berenguer dirigió la construcción de una casa piloto que se encontraba dentro del recinto. La finalidad era tener un modelo que  enseñar a los posibles clientes que pudieran estar interesados. Esta idea surge cuando, en ese mismo año, un amigo de Güell quiso comprar una parcela. 

Por otro lado, tanto Gaudí como Güell quisieron establecer sus residencias en el Park Güell. Con la diferencia que  Eusebi quiso residir en la casa Larrard, que era la antigua casa señorial que se encontraba ya en la finca cuando la adquirió.

Desprivatización del Park Güell

La Finca Güell sufrió diversos problemas a la hora de explotar sus parcelas como las duras condiciones que presentaba su venta, la inexistencia de transporte público a esta zona y la exclusividad que ofrecía la Finca Güell. Puesto que no había inversores que quisieran adquirir los terrenos, la obra se vio obligada a parar en 1914, construyéndose apenas dos casas de las 60 que se pretendían realizar.

De esta manera, el parque guell se convertía en un inmenso jardín privado motivado por las cesiones que ofrecía su propietario para atender los eventos públicos. Así fue comenzó a ser uno de los grandes atractivos turísticos de Barcelona.

La desprivatización del Parque se inició en 1918, gracias al fallecimiento de Güell. El magnate británico dejó, entre otras pertenencias, su casa del Parque Güell en herencia. Sin embargo, sus herederos quisieron vender esta propiedad al Ayuntamiento, quien lo adquirió en 1922. 

Finalmente, el parque fue considerado parque municipal en 1926 y las casas construidas, es decir, la Casa Güell y la Casa de Gaudí, se remodelaron. La primera cumple la función de colegio público, mientras que la casa del artista fue abierta como Casa Museo Gaudí en la década de los 60.

 

Si te apetece hacer más tours y actividades originales por Barcelona, te recomendamos que visites nuestra página web, ¡sobre todo si te gusta hacer kayak y snorkel!

La isla de Tenerife, un lugar cultural enigmático

Barcelona: la capital del modernismo de Antoni Gaudí