Jerte, un paraíso en flor

 

Hay una época del año en la que el famoso Valle del Jerte se convierte en un espectáculo capaz de acaparar todas las miradas. Se trata de la primavera. Imagina la escena: metros, metros y metros de árboles preñados de florecillas blancas, un mar infinito de cerezos en flor que son un espectáculo para los sentidos.

No hay una fecha fija para que estos árboles, que dan el exquisito fruto de la cereza, rompan en flor, por lo que tendrás que mantener la atención durante la época de primavera para fijar el viaje a la zona. Como orientación, es habitual que ocurra entra la última quincena de marzo y la primera de abril. Y tendrás tan solo 10 o 12 días para disfrutar del espectáculo en todo su esplendor.

¿Cuál es el plan en el Valle del Jerte?

¿Pero voy, veo los árboles y ya? No, tranquilo. Los vecinos de la zona han ido construyendo año a año una oferta turística para la época de la Floración en el Valle del Jerte. Empeñados en mostrar la tradición del trabajo en esta tierra, la “excusa” de la floración les sirve par mostrar la gastronomía, las costumbres y la idiosincrasia propia de la zona.

Bodegas, restaurantes, casas de artesanía y otros comercios e iniciativas culturales ponen toda la carne en el asador esos días para aquellos visitantes que llegan al Valle del Jerte para disfrutar del espectáculo del millón y medio de cerezos en flor.

Pero es que, además, es difícil imaginar la impresión que causan esos campos infinitos de flores blancas. Pese a todo lo demás, seguramente será la parte más especial del viaje para ti. Así que plantear una ruta senderista o un pequeño paseo entre esos árboles maravillosos no es ninguna locura.

Además, desde el propio comité organizador se empeñan en ofrecer una oferta de actividades amplia y variada, que incluye rutas, jornadas deportivas, exposiciones fotográficas e incluso teatro.

Alojamiento en el Valle del Jerte

Con el crecimiento del turismo por el hecho de la floración de los cerezos, han surgido numerosas iniciativas de turismo rural que son, sin duda, la mejor opción para alojarse en el Valle del Jerte en la visita a sus campos en flor.

Apartamentos o casas rurales como la del Castaño Centenario, el Albergue Alberjerte o la Casa Rural la Casería serán elecciones perfectas para pasar los días en plena naturaleza y embriagarse con la belleza de los cerezos en flor, que, estamos seguros, no te cansarás de admirar.

Comer entre cerezos

Comer es otro de los espectáculos que ofrece el Valle del Jerte: cocina de mercado con productos y recetas de la tierra copan las cartas de locales de restauración como La Cabaña del Jerte o el restaurante Las Palomas.

Eso sí, hay opciones para todos los gustos, pues restaurantes como La Teneria ofrece una carta más delicada y con elaboraciones cercanas a la cocina de autor. ¡Y no olvides tomar unos vinos o unas cañas en la tapería Enci! Seguro que tomas nota de todos estos sitios para volver en cuanto puedas al Valle del Jerte.

 

Ya lo sabes, la próxima primavera vas a vivirla entre flores: los cerezos en flor del Valle del Jerte son un espectáculo que hay que ver, al menos, una vez en la vida. ¿Te lo vas a perder?

Playa Blanca, donde comprar y descansar en familia es posible

Viaje en globo por Segovia: ¡atrévete!