Playa Blanca, donde comprar y descansar en familia es posible

 

Si algo he aprendido a lo largo de todos los años que llevo viajando, es que hay un destino adecuado para cada persona. Incluso podría decirte que hay un destino adecuado para cada momento de tu vida. Seguro que tú, como yo, también has pasado por épocas en las que buscas viajes llenos de actividades y otras en las que lo que buscas es directamente descansar y relajarte. Si estás en esta última etapa y quieres descansar a solas, en pareja, o en familia, te recomiendo Playa Blanca en Lanzarote.

¿Por qué Playa Blanca?

A día de hoy es una de las zonas turísticas con más auge en Lanzarote. Aunque es un destino ideal para visitar en cualquier época del año, es especialmente agradable en invierno, ya que tiene una temperatura más alta que otras zonas.

Aquí te vas a encontrar con algunas de las playas más bonitas de esta isla, con arena blanca y muy fina y un agua cristalina. Por eso no es de extrañar que Playa Dorada y Playa Flamingo estén entre las favoritas tanto de los visitantes como de los habitantes de la isla.

¿Qué ver en Playa Blanca?

Este destino es ideal para descansar y olvidarse de todo, pasando largas jornadas en la playa con algún que otro chapuzón.

No te puedes perder la Playa de Papagayo, una combinación perfecta entre el paisaje volcánico y el mar. Aquí el verde y el azul del mar destacan todavía más debido al fondo oscuro de roca volcánica.

Otra alternativa es visitar Los Charcones, un conjunto de piscinas naturales. Su acceso no es cómodo y hay que pasar por unas rocas, pero merece mucho la pena. Una vez que estás allí ni te acuerdas de que el acceso no ha sido fácil.

Mercadillo de Marina Rubicón

Todos los miércoles y los sábados, en horario de 9 a 14 horas, se desarrolla el Mercadillo de Marina Rubicón en el puerto deportivo del mismo nombre. Una oportunidad única para acercarte y conocer mejor los productos locales.

Aquí puedes encontrar recuerdos y souvenirs, pero también vino, ropa, bisutería, artesanía y mucho más. Además, esta zona del puerto deportivo tiene mucha actividad y a lo largo del año se organizan diferentes eventos.

También puedes continuar tus compras en las tiendas y boutiques del puerto, e incluso tomar un aperitivo o quedarte a comer en su amplia oferta de restauración. El Café del Puerto, La Petite Marmite o el Restaurante Atlántica son solo unos ejemplos de los diferentes locales que vas a encontrar a tu disposición.

Y si después de comer te has quedado con ganas de más, en esta zona puedes encontrar una amplia oferta de actividades. Desde montar en segway a hacer una excursión en barco, o incluso practicar el buceo.

Playa Blanca en Lanzarote lo tiene todo para que durante unos días rompas la rutina y te olvides del estrés y las complicaciones del día a día. Si buscas unas vacaciones tranquilas este es sin duda uno de los mejores destinos que vas a encontrar.

Villagarcía de Arosa: Un paraíso por descubrir

Jerte, un paraíso en flor