Descubre la genuina Playa del Silencio

Puedo decir sin miedo a equivocarme que la Playa del Silencio es una de las más bonitas de toda la península occidental. Su belleza reside en la naturaleza que alberga, que se conserva intacta de edificaciones y masificaciones de gente. Por eso descubre la genuina Playa del Silencio conmigo.

Si te decides a visitarla, en el interior de este paisaje protegido podrás encontrar imponentes islotes de tamaños diversos que  la convierten en un semicírculo de roca. Su morfología la hacen un lugar muy interesante en sentido geológico, ya que en su peculiar forma se puede apreciar con mucha claridad la erosión que ha provocado los movimientos de las mareas y el viento sobre la roca de los acantilados.

Para acceder a ella es necesario tomar una ruta algo menos convencional a la que estamos acostumbrados, hecho que provoca que muchas personas opten por otras zonas de fácil acceso y la playa se encuentre en pleno estado natural. Es una maravilla descubrir sitios tan hermosos donde poder  disfrutar de la brisa cantábrica, respirar aire fresco con sabor a mar y bañarse en frías aguas transparentes.

Pero… ¿Por qué esta playa es única? Con una longitud que no llega a los 500 metros de largo y 30 de ancho, este lugar se encuentra totalmente virgen, en ella no podemos encontrar ni chiringuitos, ni casetas de socorristas ni nada relacionado con el clásico turismo veraniego de playa. Solo estarás tú, el mar, la brisa y la fauna típica de la zona, un verdadero tesoro paisajístico al alcance de tu mano que los lugareños nombran como el “Gaviero del Silencio” debido, seguramente, por la cantidad de gaviotas que anidan en el ángulo este del acantilado.

 

Una maravilla paisajística…

La peculiaridad de la Playa del Silencio es que se encuentra con un suelo de roca que da sensación de pavimento, encontrando bajo el agua bloques de piedra y en la orilla pequeños cantos rodados. Esta ausencia de arena, poco frecuente en las playas asturianas, hacer que el mar goce de un hermoso cristalino y puedan apreciarse los llamativos colores turquesas de la zona. Mi recomendación es que, si puedes, no dejes escapar la oportunidad de hacer buceo, en las calmadas aguas de la playa encontrarás una diversidad marina sin precedentes. 

Además, dependiendo de las mareas te encontrarás dos panoramas paisajísticos diferentes. En pleamar tendrás más espacio para bañarte, no será necesario tocar la plataforma de piedra que se encuentra al fondo, sin embargo, en la bajamar no podrás evitarla pero esto dará  acceso a una cala pequeña bautizada como El Riego.  Mi consejo si quieres explorar la zona  es que no te olvides de llevar unos escarpines, tus pies lo agradecerán. 

Seguro que una vez  veas la playa,  no podrás resistirte a echar alguna que otra foto, si quieres tener la mejor perspectiva te recomiendo que vayas a los miradores que se encuentran en la cima del acantilado. El primero se sitúa a unos escasos metros del parking (suele ser el más frecuentado) pero si andas un poco más, en un camino sin señalizar encontrarás otro a la izquierda aún más impresionante que el anterior. Tendrás que caminar un poco pero te aseguro que las vistas merecen la pena. 

 

Cómo acceder a la Playa del Silencio

Si vas en coche, debes tomar rumbo hacia el pueblo de Castañeras, una vez llegues encontrarás indicaciones que te llevarán a una carretera circular no muy ancha. Por la zona, ya cerca de tu destino, verás a la derecha un parking de pago. Si no te convence la idea de pagar puedes continuar por la carretera de sentido único y aparcar, si encuentras un hueco, en una de las cunetas de forma gratuita. 

Cuando bajes del coche, te tocará un breve paseo peatonal que roza los 15 minutos cuyo último tramo está acompañado de escaleras con barandillas, una vez lo completes habrás encontrado la playa. 

Descubre la genuina Playa del Silencio con este vídeo:

 

https://www.youtube.com/watch?v=KUHzg6zUfvc

Ruta del toro, conoce Cádiz de una manera diferente

Historia de Madrid

La historia de Madrid