Calella de Palafrugell: mucho más que un antiguo pueblo de pescadores

 

Calella de Palafrugell es mucho más que un antiguo pueblo de pescadores. Esta pequeña localidad de Gerona, perteneciente a la comarca del Bajo Ampurdán, está situada sobre una atractiva costa rocosa que ha envejecido con la suerte de no verse invadida por hoteles y demás iniciativas turísticas que podrían haberla sobrecargado o alterado su original espíritu. Este es precisamente uno de los puntos más interesantes de la localidad, que ha permanecido fiel a sus raíces, hasta el punto que la mayoría de habitantes de la localidad aún pertenece a antiguas familias de pescadores.

¿Qué ver en Calella de Palafrugell?

Cualquier visitante que acuda a esta localidad debería disfrutar de su pintoresco paisaje, compuesto por las casas blancas de la ciudad, junto con sus calles de piedra y sus calas mágicas de aguas cristalinas. Este conjunto convierte a Calella de Palafrugell en un pueblo con encanto en el que disfrutar de unas vacaciones inolvidables.

Playa y rutas de senderismo por la costa

Las preciosas calas de Calella la convierten en un lugar ideal para disfrutar del mar, así que esta localidad es perfecta para los amantes de la playa y de pasar el día de “playeo”. No obstante, también es un lugar en donde se pueden practicar otras actividades como senderismo (por el mágico Camino de Ronda), montar en bicicleta o incluso a caballo. Lo genial de este Camino de Ronda es que sigue la línea costera y nos permite disfrutar del contraste del mar con la mezcla de rocas y verde de sus acantilados.

El barrio de Port Bo

Otro de los puntos de interés es Port Bo. Port Bo es el barrio marítimo de esta localidad y destaca por sus hermosas casas blancas, que por momentos evocan a las de los Pueblos Blancos de Cádiz. Esta zona ha sido declarada Bien Cultural de Interés Nacional y es muy recomendable pasear por sus calles, que no dejan indiferente. Destaca sobre todo “Las Vueltas”, unos soportales abovedados cercanos a la playa en los que trabajaban los marineros. Actualmente albergan un restaurante en donde se puede degustar la excelente gastronomía de la zona a la vez que se disfrutan de las fantásticas vistas.

Todo lo que ofrece Cap Roig

Otro Bien Cultural de Interés Nacional es el Castillo de Cap Roig, un palacio del siglo XX de gran belleza formado por un conjunto de edificios reformados, entre ellos un claustro, una iglesia y una torre. Otros puntos de interés de la zona son el Jardín Botánico de Cap Roig, uno de los mejores jardines botánicos de la zona del mediterráneo, en donde se puede disfrutar de su amplia vegetación y de sus vistas a la costa. Además, en este jardín donde se celebra el Festival del Jardín Cap Roig, que acoge exposiciones de artistas de renombre, junto con actuaciones de grandes artistas y grupos de música.

Jazz en la Costa Brava

Los amantes del jazz también tienen la interesante opción del Festival de Jazz de la Costa Brava, que se celebra en Palafrugell (Calella pertenece al ayuntamiento de esta localidad) y que suele traer a músicos de renombre y en donde se combinan los estilos más modernos con los tradicionales, dando como resultado un jazz fusión que suele hacer las delicias del respetable.

 

En definitiva, como decíamos al inicio del artículo, Calella de Palafrugell es mucho más que un antiguo pueblo de pescadores. Te invitamos a que lo visites y lo compruebes por tu cuenta, pues es la mejor forma de comprenderlo.

Los Barruecos y la ruta de Juego de Tronos

Comer en Salamanca: ¿donde probar el mejor hornazo?