Caldas de Reis: visita imprescindible si estás en las Rías Baixas

 

Las Rías Baixas ocupan la práctica totalidad de la costa de Pontevedra y el oeste de la costa coruñesa. Son, de norte a sur: Muros, Arousa, Pontevedra, Aldán y Vigo.

Situada en la Ría de Arousa, atravesada por el río Umia está la localidad pontevedresa de Caldas de Reis, un enclave que tiene un gran número de visitantes todos los años por la riqueza de su flora, por ser lugar de paso del Camino de Santiago y por sus populares aguas termales.

 

Turismo termal en Caldas de Reis

Este encantador pueblo, famoso por sus curativas aguas, cuenta con dos balnearios en los que tratar todo tipo de afecciones respiratorias, reumáticas y psiconerviosas, a los que acuden cada año un gran número de personas, y donde puedes recibirtratamientos de todo tipo: hidromasajes, chorros, duchas escocesas, aerosoles, energía del color…

El Acuña es un balneario de Caldas de Reis con amplias galerías y una elegante fachada modernista que cuenta con sesenta habitaciones dobles, más dos adaptadas a personas de movilidad reducida, con unas excelentes instalaciones que incluyen piscina termal, comedor y salones sociales.

El Balneario Dávila, en pleno centro de Caldas de Reis, es una construcción del siglo XIX que cuenta con todos los servicios propios de un hotel, incluyendo un servicio médico.

En el propio pueblo se encuentra la fuente termal de las Burgas, construida en el año 1881, donde se refrescan tanto lugareños como turistas con unos efectos que dicen son espectaculares para la salud.

Qué ver y qué hacer en Caldas de Reis

Este delicioso rincón de Galicia no sólo ofrece sus aguas termales a quienes lo quieran visitar. Sus atractivos son muchos y, por supuesto, su oferta gastronómica es excelente. Entre sus numerosos restaurantes no debes dejar de visitar el A Fonte do Viño, especializados en el riquísimo marisco de la zona y el Bodegón Los Tres Molinos, donde todo es casero, incluido el pan y el Albariño.

No dejes de dar una vuelta por su Jardín Botánico, declarado Bien de Interés Cultural desde hace casi 60 años, en el que destacan sus magníficos robles y su colección de camelias.

Entre los monumentos más destacables de la villa están las Iglesias de Santa María de Bemil, la de Santo André de Cesar y la de San Estevo de Saiar; a escasos dos kilómetros del pueblo se encuentra el puente romano de Segade, también de obligada visita.

Si eres andariego y te gusta practicar el senderismo, disfrutarás dándote una buena caminata por la ruta de Fervenza de Segade, donde siguiendo el curso del río Umia, con un paraje plagado de pozas y de cascadas, tendrás la oportunidad de ver unos cuantos molinos de agua.

Y no te dejes engañar por los balnearios. Aparte de ser un remanso de paz y salud en el maravilloso entorno natural de las Rias BaixasCaldas de Reis es también un pueblo rockero, donde cada año se celebra el Festival Cultura Quente, con el apoyo de la Asociación Cultural Radio Caldas y el Ayuntamiento de la localidad, y al que acuden numerosos grupos musicales.

¿Qué tiene el Barrio de Malasaña?

El Madrid de los Austrias: una ruta de tapas por el Madrid más clásico