Actividades para disfrutar de las Hoces del Duratón

 

En plena provincia de Segovia te vas a encontrar con las Hoces del Duratón. Un paraje espectacular que te recomiendo si quieres hacer una escapada de fin de semana o quieres disfrutar de un puente de forma más activa. Además, lo bueno es que puedes visitar esta zona en cualquier época del año, aunque primavera y otoño son el mejor momento.

La experiencia empieza durante tu viaje hacia las Hoces del Duratón

Nadie duda que Las Hoces del Duratón son espectaculares, lo que quizá no sepas es que vas a poder disfrutar de la experiencia de unas vistas únicas incluso antes de llegar. Carga bien el móvil o la cámara de fotos y abre bien los ojos durante el trayecto ¡te vas a quedar sin palabras!

Ya desde la Ermita de San Frutos vas a disfrutar de unas vistas increíbles, quizá las mejores de todas las hoces. Apunta este lugar, porque no puede faltar en tu itinerario.

Cruzando el Duratón para una experiencia menos turística

Si buscas unas vistas algo diferentes de lo habitual y tienes espíritu aventurero, te recomiendo cruzar el río por el puente hasta  el Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz y maravillarte con sus miradores. Eso sí, ten en cuenta que solo se puede llegar andando. Pero no te preocupes, no tardarás más de media hora.

¡Súbete a la piragua y surca las Hoces del Duratón!

Las piraguas en las Hoces del Duratón son ya todo un clásico, especialmente en primavera y verano. Remar y disfrutar del río es una forma diferente de conocer este entorno.

Lo bueno es que es una actividad familiar y sencilla de realizar, ya que son aguas muy calmadas. Con un poquito de compenetración y trabajo en equipo podéis vivir una experiencia muy bonita.

Existe una amplia oferta de empresas especializadas en paseos en piragua, así que no te va a resultar complicado alquilar una piragua.

¿Qué ver y hacer en los alrededores?

Si te escapas unos días a esta zona puedes hacer la visita a las Hoces en una mañana, por lo que te sobrará algo de tiempo para seguir haciendo turismo.

Muy cerca se encuentra Sepúlveda, allí no solo puedes disfrutar de la gastronomía, sino de un patrimonio arquitectónico y cultural único. No te pierdas su Plaza Mayor, el Mirador de Zuloaga ni la Antigua Cárcel de Sepúlveda.

Después puedes coger el coche y acercarte hasta Pedraza, otro de los pueblos más conocidos de la región y una de las villas medievales mejor conservadas. El castillo, la puerta de la villa, la cárcel medieval y la Plaza Mayor no pueden faltar en tu itinerario.

Una escapada para no olvidar

Ya lo has visto, tanto en las Hoces del Duratón como en sus alrededores tienes mucho qué ver y qué hacer. Así que no dudes en preparar tu maleta y prepararte para disfrutar del turismo de interior.

Un viaje que es adecuado para toda la familia y accesible tanto para los más jóvenes como para los más mayores. Anímate a conocer esta región y seguro que muy pronto vas a querer repetir. ¡Quedas advertido!

Los pueblos de Toledo que no puedes perderte

Un crucero por la Ribeira Sacra: la mejor manera de ver los cañones del Sil y mucho más