Ruta por la Costa da Morte en coche

La mezcla de frío con el espíritu viajero puede hacer de Galicia uno de los mejores destinos para visitar estos días, añadiendo incluso las excursiones en la ciudad. Si a todo ello le incluimos perdernos por los parajes de España, te preguntamos, ¿puede haber mejor plan? 

Por eso, para todas aquellas personas enamoradas del norte, de los puertos y de la naturaleza hemos querido hacer una buena selección de los mejores lugares de la Costa da Morte.

La Costa da Morte.

Lo primero es lo primero, ¿sabes qué es la Costa da Morte o Costa de la Muerte? Esta zona de Galicia se encuentra al noroeste del litoral, en la provincia de A Coruña. Es un espacio natural único repleto de playas desérticas, acantilados, ensenadas e incluso cabos.

Su nombre no te debe confundir ni asustar, ya que recibió esta denominación debido a la fuerza que tiene el océano Atlántico en este punto. De esta manera, muchos de los barcos que navegaban por estas aguas naufragaban y muchos de los pescadores que salían a trabajar no volvían de nuevo. Sin embargo, no te preocupes, mientras estés fuera del agua, estarás a salvo y no habrá ningún impedimento que te permita disfrutar de sus espacios naturales.

La ruta de la Costa da Morte.

Una vez que sabemos el lugar al que nos dirigimos, vamos a hablar de las paradas imprescindibles que debes hacer para disfrutar de todo lo que el Lugar de Interés Comunitario y su ecosistema tiene que ofrecerte:

Malpica de Bergantiños.

Esta villa de pescadores alberga uno de los puertos más importantes de toda la Costa da Morte e incluso puedes ver a algunos de los marineros trabajando en la actualidad. Pero su puerto no es lo único que nos ofrece este precioso pueblecito, también puedes darte un paseo por su playa y, si eres muy valiente, incluso darte un baño refrescante.

El Cabo de O Roncudo.

Si te acercas a este cabo puedes ver una particularidad que no verás en otros. Para empezar, este lugar es donde se recolectan los percebes más famosos de la costa gallega; sin embargo, cuenta con un ligero contratiempo. Este inconveniente es la peligrosidad a la que se tienen que enfrentar todos los días los percebeiros; por eso, para honrar a todos aquellos que murieron por trabajo, se pusieron sobre las rocas unas cruces blancas.

Santuario de Muxía

El Santuario de la Virgen de la Barca se construyó en el siglo XVII. Desde sus inicios, esta zona sagrada de Muxía se encuentra íntimamente ligada con la naturaleza y los pescadores que arriesgan su vida todos los días en la Costa da Morte.

Además, puedes ver el monumento de A Ferida, dedicado a todos los voluntarios que ayudaron a limpiar la costa tras el desastre del Prestige en 1992. 

Praia de Nemiña

La Playa de Nemiña o Playa del fin del mundo es una ensenada ideal para todos los apasionados del surf. Sin embargo, esta playa virgen también es apta para todo aquel que quiera darse un paseo o disfrutar de la pesca.

Cascada O Ézaro en Dumbría

En Dumbria podemos ver la única cascada europea cuyo caudal cae directamente al mar. Puedes disfrutar de las vistas que nos ofrece el mirador o, si quieres verla de primera mano, también tienes la opción de disfrutar de una experiencia de kayak en Ézaro.

Cabo Finisterre

Esta ruta debe terminar en el fin de la tierra, o al menos el punto en el que se creía en la antigüedad que terminaba, tal y como nos indica la señal del Camino de Santiago del kilómetro 0,0. Sin embargo, te recomendamos ir más allá de esta zona e incluso subir al mirador y disfrutar de uno de los mejores atardeceres de toda España.

La historia del Museo del Prado

Jaén: el paraíso español olvidado