Rapa das bestas: un espectáculo en todos los sentidos

 

Se denomina Rapa das Bestas a la conocida fiesta turística y cultural que se celebra en diferentes pueblos gallegos durante el verano, y que consiste en cortar las crines de los caballos, además de curar las posibles heridas que pudieran tener y desparasitarlos.

Recogidos por los montes de los alrededores en los días anteriores a la celebración, son conducidos a los curros, que son recintos cerrados donde son metidos los caballos, donde los potros son separados de sus mayores y enviados a un corral para evitar que puedan sufrir daños.

Posteriormente, 3 personas inmovilizan al equino, uno sujetándole la cola para evitar coces y los otros dos tapándole los ojos para que no se asuste, para a continuación iniciar las curas, desparasitaciones y rapas. Una vez hecho el trabajo, los caballos son dejados en libertad por los montes.

Desde el 2018 se ha empezado a colocar GPS localizadores a yeguas y caballos para el estudio de sus costumbres y de la relevancia de estos en Galicia,  y para el control de los habituales incendios forestales que asolan sus comarcas en los veranos, entre otras cosas.

Los caballos a los que se les practica la rapa son tanto de pura sangre gallega como de razas mixtas.

La Rapa das Bestas más popular es la de la localidad pontevedresa de Sabucedo, que se celebra el primer viernes de julio y que dura 4 días. De hecho es la Rapa de Sabucedo la que da nombre a esta celebración, siendo denominada como curros en la mayoría de las otras localidades donde se celebran.

Actividades en la Rapa das Bestas

Cada localidad que celebra las rapas o curros programan sus propias actividades, que abarcan muchas más atracciones que las relativas a los propios caballos.

Por ejemplo, en Sabucedo, donde la fiesta tiene su origen en el siglo XVIII y está catalogada como de Interés Turístico Internacional, este mismo 2019 programaron hasta 25 diferentes actividades.

La presentación oficial de la fiesta normalmente se realizar en el Centro Galego de Madrid y cuenta con la presencia de numerosas autoridades, touroperadores, agencias de turismo y medios de comunicación, lo que da una impresión de la importancia y relevancia que esta celebración está adquiriendo año tras año.

Las fiestas incluyeron homenajes a los aloitadores, misas, conciertos en el Festival Rapasons, charangas, verbenas y juegos para los niños. Todo ello, por supuesto, regado con buenos vinos Ribeiro, Rías Baixas y Valdeorras, con unas espectaculares empanadas gallegas y todo tipo de exquisitos manjares de la rica gastronomía de la tierra. El buen comer nunca te falta en el norte de España, sea con fiesta o sin fiesta.

Dónde se celebra la Rapa das Bestas

Tradición extendida por la totalidad de las verdes tierras gallegas, éstas son algunas de las rapas y curros más importantes:

En Pontevedra, aparte de la ya mencionada Rapa de Sabucedo, se celebran las de Paradanta, Galiñeiro, Monte Castelo, San Cibrán y Mougás, entre otras.

En la provincia de Lugo son muy conocidas las de San Tomé, Campo do Oso y Candaoso.

En La Coruña destacan las de Campo de Areosa, As Canizadas y A Capelada.

Cuándo se celebra la Rapa das Bestas

Estas populares celebraciones se celebran en distintas fechas, dependiendo de la localidad, y abarcan en su totalidad los meses de junio, julio y agosto.

Si, como la mayoría de los mortales en España, no puedes coger vacaciones en julio, puedes disfrutar de la rapa das bestas en las localidades de Valle de Oro, La Cañiza, Gondomar y Cotobade, que las celebran en el mes de agosto.

Un paseo por la Playa de la Malvarrosa

Tudela: la puerta a la Ribera de Navarra