Piscinas naturales en Tenerife, un plan diferente para tus vacaciones

 

Sí, Tenerife cuenta con atractivos suficientes como para no pensar en planes de turismo más alternativo. ¿Pero por qué no aprovechar la visita al archipiélago para hacer otras cosas distintas a las que hacen los cientos de miles de turistas que van allí cada año?

Una de las ideas que te proponemos es que cambies en alguna ocasión el baño en sus idílicas playas por una jornada en alguna de las mejores piscinas naturales de Tenerife.

Garachico: un baño en la boca de un ‘volcán’

La sensación de darse un chapuzón en el Charco de la Consolación o piscina de Garachico es la de estar zambulléndose en la boca de un volcán. Es una de las piscinas naturales de Tenerife Norte.

Se trata de un charco verdaderamente salvaje, donde hasta hoy no ha habido una especial intervención humana y que ofrece, sobre todo, silencio, paz, calma al borde del océano.

Como hemos indicado, el Charco de la Consolación se encuentra en Garachico; en concreto, en el barrio de El Guincho de la localidad.

Lago Martiánez

Esta piscina se encuentra en el Puerto de la Cruz. Se trata de un espacio de ocio un poco más masificado, en el que varias piscinas de agua marina se han construido lindando con el verdadero océano.

Restaurantes, salas de fiestas, parques y otras opciones para invertir el tiempo libre forman parte de este enclave directamente preparado para hacerte olvidar el paso del tiempo.

Evidentemente, al ser un complejo turístico, existe un precio de entrada de 5 euros y medio para adultos y 2 y medio para niños de hasta 10 años.

Charco del viento

Con este poético nombre, esta piscina no podría dejar de ser un enclave de ensueño. Y así es: el Charco del viento son unas piscinas derivadas de las erupciones volcánicas que se secaron de un modo veloz al llegar al mar.

Se encuentran en el barrio de Santa Catalina, en La Guancha, y el resultado son piscinas muy resguardadas del oleaje marino con aguas cristalinas en los que te sentirás como un verdadero nativo.

Charco Los Chochos

Como ves, casi todas las piscinas y charcos recomendados están en la zona norte. No hay demasiadas piscinas naturales en la zona sur.

Esta que te presentamos, la de Los Chochos, es otra situada en el municipio de Los Silos. También es obra de las erupciones volcánicas, que han creado un tranquilo charco de agua salada que se nutre directamente del mar.

Es, quizá, el lugar de baño ideal para familias con niños pequeños, puesto que si las condiciones del oleaje son tranquilas, el charco será un tranquilo lago en el que apenas hay peligro.

Charco Juaniquín

También en Los Silos daremos con el Charco Juaniquín. Con muy poquita profundidad, este es otro lugar familiar, con lo que podrás ver a una multitud de niños en la zona durante casi toda la temporada de baño.

Si todavía no te has convencido a probar los charcos y piscinas naturales de Tenerife, ¡este es tu momento! Es difícil disfrutar esta experiencia de nadar entre restos de lava en otro lugar del mundo.

Palacio Episcopal de Astorga: el Palacio de Gaudí

Qué ver en Teruel: ¡que no te lo cuenten!