Qué ver en Teruel: ¡que no te lo cuenten!

 

Al sur de Aragón, con más de 35 000 habitantes y un patrimonio mudéjar de impresión, se encuentra Teruel. Sin duda, una de las ciudades españolas menos conocidas y que hará las delicias de aquellos que quieran alejarse del bullicio de la gran ciudad y empaparse de historia y naturaleza.

A solo 45 kilómetros se encuentra la Sierra de Albarracín, un sistema montañoso que alcanza los 1921 metros de altitud y que discurre a lo largo de 60 kilómetros; sin duda, satisfará las ansias de aventuras de los senderistas que quieran hacer alguna caminata por este precioso enclave.

¿Qué podemos ver en Teruel?

Uno de los planes que casi todos los turistas deciden llevar a cabo es visitar la Sierra de Albarracín y, tras la caminata, pasar algunos días en Teruel visitando la ciudad y disfrutando de su clima fresco y su gastronomía. ¿Qué podemos ver en Teruel? Atentos:

Escalinata neomudéjar

Ya hemos dicho que Teruel es un enclave con un patrimonio mudéjar de impresión, habiendo sido buena parte de él declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Prueba de este fantástico patrimonio mudéjar es la escalinata que se encuentra enfrente de la estación de tren. Data del siglo XX y da acceso al centro de Teruel, si bien a mitad de camino hay una fuente preciosa.

Torre del Salvador

Podremos acceder a esta preciosa torre de estilo mudéjar por poco más de dos euros. Sin duda, merece la pena por lo hermosa que es y por las vistas que hay desde su parte más alta.

Plaza del Torico

Esta es la plaza más famosa de Teruel. Un lugar ideal donde tomar una cerveza en alguna de sus muchas terrazas. Sin duda, es el lugar de paso y el sitio más concurrido de la ciudad.

Acueducto de los Arcos

Datado en el siglo XVI, este acueducto emula a los romanos, si bien no lo es. Se construyó con el objetivo de traer el agua del manantial de la Peña del Macho, desplazando el uso de los aljibes medievales.

Catedral de Santa María de Mediavilla

Aunque Teruel tiene muchos monumentos y sitios bonitos, sin duda la joya de la corona es su magnífica catedral. Del siglo XIII, fue ascendida a catedral en el año 1587 y construcción mudéjar, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCOen 1987. En su interior conserva bienes muebles de gran relevancia, tal es el caso del retablo mayor, fechado entre 1532 y 1536, obra del escultor renacentista Gabriel Joly y dedicado a la Asunción de la Virgen.

Además, contiene un gran mobiliario litúrgico, pinturas y tallas religiosas. En el exterior se distinguen materiales de las diferentes épocas en las que se ha restaurado la catedral. La catedral se estructura en una planta rectangular de tres naves, con girola y capitales laterales. Sin duda, no podemos pasar por Teruel y no visitar su espléndida catedral.

Un poco de historia: los amantes de Teruel

Si por algo es conocida Teruel es por la trágica historia de sus amantes: los amantes de Teruel. Esta historia es, sin duda, símbolo de la ciudad.

Los amantes de Teruel, Isabel de Segura y Juan Diego Martínez de Arcilla, eran dos enamorados cuyo amor era imposible, ya que ella era una joven doncella y él un muchacho pobre. Los padres de Isabel se opusieron al matrimonio y, tras la negativa, Juan Diego juró que en cinco años volvería colmado de riqueza. Pasados estos cinco años, Juan Diego no volvió y el padre de Isabel la casó con otro hombre. Sin embargo, Juan Diego acabó regresando y tras enterarse del matrimonio de Isabel, le pidió a la joven que le besara, pues se estaba muriendo de amor. Cuenta la historia que Isabel besó a Juan Diego y, acto seguido, Juan Diego murió.

Los cuerpos de los amantes se encuentran en la Iglesia de San Pedro, uno de los lugares más visitados de la ciudad y muy cerca de la Plaza del Torico.

Piscinas naturales en Tenerife, un plan diferente para tus vacaciones

Corralejo, una experiencia completa en la playa