Luanco: el paraíso del que no querrás escapar

 

Ahora que llega el verano, muchas personas nos acordamos de que Asturias está ahí, esperándonos con una temperatura muy agradable y una cantidad de comida que a veces asusta.

Aunque precisamente eso es parte de su encanto y por lo que es una especie de paraíso, donde destaca el verdor de su entorno y la infinidad de planes con la naturaleza o una gastronomía que conquista a cualquiera.

Si estás pensando en viajar a Asturias, queremos recomendarte una de sus poblaciones más interesantes: bienvenido a Luanco.

Qué hay en Luanco que te pueda interesar

Si te gusta la playa y el ambiente marítimo, Luanco te encantará. Y es que se nota que tiene un gran pasado como villa marinera, donde todo está relacionado con el mar de una forma o de otra. ¡Hasta su iglesia está casi en el mar!

Como anécdota, te puedo decir que su puerto comenzó dedicándose a la pesca ballenera, algo que después dio paso a la captura de bonito, rape, nécoras o percebes, entre otras capturas.

Su tradición pesquera, como imaginarás, es la base de su gastronomía, cocina tradicional de pescado y marisco como no encontrarás en otro lugar.

Pero si quieres algo más que comer y mirar el mar, que no es mal plan, tienes también actividades culturales y rutas de paseo por Luanco que disfrutarán tanto adultos como niños.

Ahora, vamos a profundizar.

Lugares y actividades que no puedes perderte en Luanco

Visitar el puerto marítimo

Asturias está plagada de puertos y Luanco no es una excepción. Al final de la playa, y muy cerca de su casco antiguo se encuentra el puerto de Luanco. En este lugar, podemos ver embarcaciones de toda clase: desde pequeñas barcas de pesca a barcos profesionales de gran tamaño pasando por embarcaciones deportivas y de ocio.

Como dato extra, te interesará saber que, justo al lado del puerto, hay muchas calles pequeñas llenas de sidrerías y restaurantes donde disfrutar de pescado y marisco muy rico.

Perderte por su casco antiguo y ver la Torre del Reloj

Si estás en Luanco, tienes que visitar la Torre del Reloj. Utilizada como torre de vigilancia, cárcel y almacén, esta torre es uno de los pocos ejemplos que hay de la arquitectura pública del siglo XVIII en Luanco.

Situada en el casco histórico, por la noche la torre del reloj se encuentra iluminada y ofrece un paisaje digno de verse.

Su museo marítimo

Este museo es una visita obligada si te gustan los barcos. Algunos dicen que es el decano de los museos marítimos con sus más de 50 años de historia.

Tiene más de 50 maquetas que muestran la evolución de las embarcaciones y cuatro áreas diferenciadas para dividir la visita. Además, es barato.

Indispensable si vas con pequeños y quieres que aprendan algo sin darse cuenta.

Descansar en el parque Zapardel

En el centro de Luanco nos encontramos con una zona verde pensada para niños y mayores. Aunque no sea una atracción turística por sí mismo, este parque es un sitio perfecto si tienes hijos pequeños.

El parque Zapardel es un buen lugar para descansar a media tarde mientras los más pequeños de la familia se divierten en los columpios y en la zona de juego del parque.

Conocer la Iglesia de Santa María de Luanco

Justo en el paseo marítimo y al lado de la playa de Luanco, nos encontramos con la iglesia de Santa María de Luanco.

Un iglesia que está declarada como Monumento Nacional desde el año 92 y que se encuentra justo a pie de playa. Literalmente a pie de playa.

Así que, tanto si quieres disfrutar de la arquitectura en la historia de Luanco, como si prefieres darte un baño en la playa, merece la pena dedicarle unos cuantos minutos a conocer esta curiosa construcción.

Tomar el sol y disfrutar de la brisa del mar en la playa

Como no puede ser de otra forma, en Luanco -y en Asturias en general-, no puedes escapar de allí sin visitar sus playas.

En este caso, la playa de Luanco es una de las más visitadas en Asturias durante el verano, pudiendo llegar perfectamente a doblar o triplicar la población de este pueblo los días o semanas de más calor veraniego.

Justo situada al lado de la iglesia, cuenta con 250 metros para pasear y tumbarse a disfrutar el sol que permita Asturias.

Si vas en coche hasta Luanco, quizás lo que más te guste es saber que al final del paseo marítimo y de la playa, te encuentras con un parking donde puedes dejar el coche sin gran dificultad. Salvo que sea uno de los días de más calor, claro.

Dónde comer (bien) en Luanco

Si nos vamos a Luanco en Asturias, sería un delito irse sin comer algo relacionado con el mar. Además, en Luanco existen muchos restaurantes dignos de visitar y con un marisco riquísimo. Si das un paseo junto al puerto, te vas a encontrar con pequeños restaurantes que merecen la pena.

Tómate una sidra en ellos, y ve mirando. No te puedes ir de allí sin comer, aunque sea una vez, marisco de la zona.

Pero si quieres ideas concretas para planificar tu visita al milímetro, aquí tienes unos buenos sitios donde comer con bonitas vistas al mar:

Restaurante Guernica

El marisco es lo que más valora la gente que ha comido allí, una gran calidad y buena atención.

Restaurante El Horreo

Otro sitio con muchos platos recién salidos del mar. Su marisco está muy rico, pero lo que más destaca es el pescado.

Restaurante La Playa Luanco

Si lo que quieres son vistas o disfrutar de un buen brunch, tienes este restaurante a pie de playa. Los precios son más altos, pero la experiencia merece la pena.

Cómo llegar a Luanco

Cómo puedes imaginar, Luanco no es que sea el centro del mundo, más bien es un rincón apartado en el que olvidarse de él. Así que la manera más eficiente de llegar hasta Luanco es utilizando las carreteras AS-110 y AS-238.

¿La parte buena de eso? Que disfrutarás del paisaje de Asturias lleno de montañas y vegetación mires donde mires. Si tienes tiempo, seguro que harás más de una parada para sacar una foto del paisaje.

¿Qué tiene el Barrio de Malasaña?

El Madrid de los Austrias: una ruta de tapas por el Madrid más clásico