El barrio de Belém: ¿qué ver en Belém y dónde comer?

Lisboa es una de las ciudades estrellas con las que cuenta el continente europeo. Parece que siempre apetece hacer un viaje a la capital portuguesa, sea cual sea el plan. Además, ¿sabes que Lisboa se encuentra dentro de las 10 ciudades más visitas de Europa? Por si eso no te es suficiente, la belleza de Lisboa la deberás captar a través de sus hermosas playas, su increíble cultura culinaria y el encanto de los barrios de los que presume, como Alfama. ¡Por no hablar de que puedes descubrir Portugal a través de sus fantásticas calles!

Sin embargo, hoy venimos a hablarte de uno de sus más característicos barrios: Belém. Conocemos de primera mano la importancia cultural e histórica de la zona, así que si es tu primera vez en Lisboa, quieres conocer a fondo el barrio de Belém y te gustaría conocer los lugares más imprescindibles del área, estás en el lugar correcto. ¡Allá vamos Belém!

¿Qué hacer en Belém?

Para empezar nuestro viaje en Belém, vamos a hablarte de todas las atracciones que puedes disfrutar en el famoso barrio de Lisboa. ¡No tiene desperdicio!

Monasterio de los Jerónimos

Uno de los ejemplos que mejor representan el mecenazgo de Manuel I por los viajes de exploración lo encontramos en este templo cristiano, construido como homenaje a Vasco de Gama. Por ello, el monumento data del siglo XVI y se edificó sobre una antigua ermita a la que todos los navegantes acudían a rezar antes de largos viajes en el mar.

El Palacio de Belém

La residencia oficial del presidente de Portugal lo encontramos a unos metros de distancia de la atracción turística anterior, al norte del río Tajo. El Palacio de Belem fue construido por Manuel de Alburquerque en el siglo XVI aunque en el siglo posterior fue remodelado por los Condes de Aveiras. Desde este momento el complejo fue residencia de las máximas autoridades que ostentaban el poder en Portugal, hasta la actualidad con Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de la República de Portugal.

La torre de Belém

A orillas del río Tajo encontramos uno de los símbolos más representativos de la ciudad de Lisboa. La fortaleza es considerada en la actualidad Patrimonio de la Humanidad y en sus orígenes del siglo XVI, su objetivo era defender la entrada a su puerto por el río.

Pese a su gran belleza exterior, te recomendamos hacer un visita interior en la que podrás descubrir las diversas estancias de la edificación, accediendo por el baluarte. En la entrada a la torre descubrirás una pequeña maqueta donde aparecen todos los detalles de la misma.

El Monumento a los Descubrimientos

Esta curiosa escultura fue construida en la década de los 60 para homenajear el quinto centenario de la muerte de Enrique el Navegante. Pero no solo se conmemora a este navegante sino a él y a todos los descubridores portugueses, presidiendo el monumento Manuel I, mayor mecenas de los viajes de exploración, como el viaje a la India de Vasco de Gama.

Puente 25 de Abril

Si hay algo que te puede teletransportar a San Francisco es este puente, que bien te recordará al Golden Gate gracias a su estructura de hierro rojo muy parecido al puente estadounidense. ¿Sabes que además es el puente más largo de Europa? Cuenta con dos kilómetros en los que podrás ver varios carriles de carretera y vías donde circula el tren. ¡Qué mejor entrada a Lisboa que esta!

Santuario Nacional de Cristo Rey

Desde el Puente 25 de abril, podrás ver la estatua de Cristo Rey en la zona más alta de Lisboa en Almada. Fue construida a finales de los años 50 como reconocimiento a Portugal por no participar en la Segunda Guerra Mundial. Es una de las imágenes más sorprendentes de la capital, por lo que te recomendamos acudir a verlo y ya de paso visitar el Puente 25 de Abril.

¿Dónde comer en Belém?

La comida portuguesa es bien conocida a nivel internacional. Por ello, desde Vipealo queremos recomendarte los mejores restaurantes donde disfrutar de su gastronomía local.

Antiga Confeitaria de Belém

Muy próximo al Monasterio de los Jerónimos se sitúa la Antiga Confeitaria de Belém, la pastelería más importante de Lisboa. En ella, desde el siglo XIX los monjes venden los famosos pastéis de Belém, también conocidos como tartaletas, para poder costearse todos los gastos del monasterio. Si quieres conocer la razón por la que se conocen estos pasteles, ¡tan solo debes probarlos!

O Caniço

Si quieres probar la comida tradicional y típica portuguesa, ¡este es tu restaurante! Además, cuenta con unas maravillosas vistas al jardín de Belém.

Taberna Dos Ferreiros

Este centro gastronómico destaca por su calidad en cuanto a sus productos así como en sus recetas de estilo mediterráneo y portugués. Los platos que más sobresalen es su bacalao, su pasta de gambas o la espuma de chocolate. Todo ello acompañado de los mejores vinos hará de tu comida un sueño hecho realidad.

 

Esperamos que disfrutes de tu estancia en Belém, haciendo las actividades más originales y culturales que te esperan allí. Además, si lo acompañas de una buena comida portuguesa harás de un viaje, una experiencia increíble.

El Montseny: que ver y que hacer en el oasis natural de Barcelona

Descubre los pueblos con más encanto de Jaén