¿Dónde viajar para practicar barranquismo?

 

Adrenalina, fuerza, emoción. Todos estos, y muchos más, son los sentimientos que puede producir una jornada de barranquismo. En un momento en el que cada vez se está poniendo más de moda el turismo de aventura, el barranquismo se va poniendo cada vez más a la cabeza de las elecciones en este sentido.

Y es que pocas cosas son comparables a esta práctica deportiva en la que, básicamente, las personas se deslizan por cañones, barrancos o torrentes de río. Nadar, escalar, caminar, todo vale en esta práctica en la que el objetivo real es entrar en un contacto directo y muy íntimo con los escenarios naturales en los que se practica.

El barranquismo es una práctica catalogada como especialidad deportiva por la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada. Aunque es un deporte considerado de riesgo, hoy en día existen numerosas empresas capacitadas para realizar ‘bautismos de barranquismo’ para los que quieren probar la experiencia por primera vez.

A lo largo y ancho de nuestro país hay zonas donde el barranquismo se practica con más facilidad: que el terreno sea propicio para ello es muy importante, ya que sin zonas naturales donde poder practicarlo difícilmente se podrá deslizar por un cañón de agua, ¿no?

El barranquismo es un deporte ideal para practicar ejercicio al aire libre, de un modo divertido, frenético y refrescante, y además romper con la tensión del día a día, por lo que es muy usado por ejecutivos, grupos de trabajadores de empresas, etc.

Río Verde en Granada

Practicar barranquismo en Río Verde, Granada, es una buena opción tanto para novatos como para ya iniciados. Es considerada por muchos como la meca de este deporte.

El nivel de iniciación permite que se realice en familia, propiciando así un día divertido y romper con la rutina. Puentes colgantes, miradores, saltos de agua y pozas donde darse un buen remojón forman parte de las rutas de Río verde, donde podrás aprender técnicas de rapelar de manos de expertos monitores con horas y horas de experiencia.

Madrid

Las sierras que circundan Madrid también son una muy buena opción para practicar barranquismo. Somosierra, por ejemplo, es uno de los mejores espacios adecuados al respecto.

Generalmente la gente opta por realizar estas experiencias en época de primavera o verano, puesto que es cuando más apetece meterse en las frías aguas de los manantiales y los ríos, pero hay empresas que ofertan la posibilidad durante todo el año.

Además, es preciso saber nadar como condición indispensable para poder participar, y tener, en la mayoría de los casos, una edad mínima de 12 o 13 años.

Cuenca y el Jerte

La zona de Cuenca y el valle del Jerte son otras dos que debes apuntar si has decidido comenzar ‘la ruta del barranquismo’. Estas zonas fértiles son ricas en la existencia de barrancos, cañones y zonas de baño perfectas para el barranquismo.

Si estás buscando algún tipo de ocio alternativo porque ya no aguantas más tardes de cine y visitas a iglesias, museos o galerías, ¡ha llegado la hora de tirarse barranco abajo!

7 lugares que los amantes del rafting no pueden dejar de visitar estas vacaciones

Agua Amarga, 5 razones por las que visitar el Cabo de Gata