Liérganes, un lugar idílico para relajarse

 

Cuando pensamos en hacer una escapada o disfrutar de las vacaciones, normalmente tenemos en mente hacer un montón de actividades y visitar muchas cosas. Sin embargo, de vez en cuando también viene bien optar por una opción mucho más relajada, que nos permita volver a casa bien descansados. Por eso, en esta ocasión te voy a recomendar uno de mis destinos favoritos para cuando quiero desconectar de todo y cargar las pilas, Liérganes.

¿Por qué Liérganes?

En Cantabria, en la comarca de Trasmiera, se esconde un municipio con un encanto único, considerado como uno de los más bellos de España, con una población que no supera los 2.500 habitantes. Es un lugar tranquilo en el que también podemos disfrutar del turismo.

Liérganes, ¿qué ver?

En este municipio puedes disfrutar de la Cantabria más auténtica. Su aire medieval ya es suficiente para enamorarse de esta población. Se puede llegar tanto desde Santander como desde Bilbao a través de la Autovía del Cantábrico.

Es recomendable empezar la jornada aprovechando para desayunar allí y disfrutar de la buena gastronomía de la zona. A continuación podemos hacer una ruta que nos lleve al puente de Liérganes que cruza el río Miera, visitar la estatua del Hombre Pez y aprender un poco sobre su leyenda. Pasar por la fábrica de Cañones y el puente Rubalcaba.

Balneario de Liérganes

La tarde la puedes dedicar a descansar y relajarte en el Balneario de Liérganes, uno de los más conocidos gracias a sus aguas del manantial de la Fuente Santa. Aguas minero-medicinales que son muy útiles en el tratamiento de diferentes patologías.

Además del circuito termal, los visitantes también pueden disfrutar de diferentes tratamientos de relax y belleza.

Llegar es muy sencillo, ya que se encuentra justo en el cruce entre la CA-162 y la CA-260, no tiene pérdida. Es más, incluso ofrece alojamiento, así que puede ser tu base de operaciones para seguir conociendo la zona.

En cuanto al horario, disfrutarás más tranquilamente de sus instalaciones entre semana y a últimas horas de la tarde, que es cuando menos gente hay.

Ecomuseo Fluviarium

El Fluviarium de Liérganes es otro lugar para no perderse. Se encuentra justo enfrente del Ayuntamiento y es una buena alternativa para conocer más sobre el entorno natural de esta zona. Incluso se puede ver cómo alimentan a las nutrias, por lo que a los niños les encanta.

Fuera de temporada alta solo abre los festivos y los fines de semana, pero siempre ofrece visitas guiadas en las que puedes conocer tanto el entorno natural como la cultura pasiega.

El horario habitual es de 10 a 14 horas y de 16 a 20:30 horas, hasta las 21 horas en verano. Lo mejor es acudir en un horario que te permita ver cómo alimentan a las nutrias, lo que suele ser sobre las 12:30, las 17:00 horas y las 19:30 horas.

Una escapada a Liérganes es, en definitiva, una estupenda alternativa para descansar, cuidar tu mente y tu cuerpo y conocer un poco más de la cultura cántabra.

Trujillo: El pueblo medieval más bonito

5 ideas para viajar con niños en verano