Cómo disfrutar la Feria de Albacete y no morir en el intento

 

Cuando llega septiembre, pensamos que el verano ya ha acabado, que pronto comienza el curso escolar, la vuelta al trabajo, la rutina… Pero la ciudad de Albacete nos tiene reservado en el mes de septiembre una última atracción para despedir en condiciones la época estival: la impresionante feria de Albacete.

Al igual que la de Sevilla, Málaga, Pamplona o Madrid, la Feria de Albacete es uno de los festejos locales más famosos de nuestro país, y trae cada año a cientos de miles de personas, turistas que comen y duermen en la ciudad y que disfrutan de toda la oferta cultural, gastronómica y festiva de estas fechas.

La Feria de Albacete, fiesta de Interés Turístico Nacional, se celebra siempre desde el 7 de septiembre, víspera del día de la Virgen de los Llanos, hasta el día 17 del mismo mes. Los primeros registros de estos festejos datan del año 1200, con lo que es una de las ferias más antiguas de España.

Las calles en las que se celebra la Feria de Albacete están enmarcadas en lo que se llama recinto ferial, un espacio inaugurado en 1783 y que ha sido ampliado y mejorado en varias ocasiones desde entonces.

Acudir a la Feria de Albacete es participar en la Cabalgada de la Feria, uno de los eventos más importantes y en el que participan un centenar de carrozas; disfrutar de la batalla de las flores, interesarte por la fiesta de los toros o caminar por el paseo ferial, atestado de tómbolas, juegos y atracciones.

La Feria de Albacete es conocida por la calidad de sus atracciones y casetas de feria, en las que se puede disfrutar de la adrenalina y comer al aire libre platos de la cocina tradicional albaceteña.

El gran símbolo de los festejos es la conocida Puerta de Hierros, que actúa como pórtico de la zona ferial y que cada año se abre por el alcalde de la localidad en un acto que da inicio a la feria.

Dónde dormir, qué comer y cuánto me voy a gastar

Seguramente tengas estas preguntas—dónde dormir, qué comer y cuánto me voy a gastar en la feria de Albacete— si estás planeando acudir solo, con amigos o en familia.

La ciudad de Albacete es moderna y está adaptada al turismo, con lo que no será difícil encontrar habitaciones a precios económicos. En fechas festivas puedes reservar habitaciones cerca de la zona en torno a los 50 euros por noche. Nuestro consejo, eso, sí, es que reserves con tiempo para evitar quedarte sin plaza o sufrir la subida de los precios por la demanda.

A la hora de comer en la feria de Albacete, la recomendación es aprovechar las casetas que se instalan en el recinto ferial. No puedes dejar de probar la oreja, las berenjenas de Almagro y, por supuesto, los famosos miguelitos de la Roda, unos dulces de hojaldre y crema que se han hecho muy famosos.

Comer en la Feria de Albacete no es especialmente caro, pero has de contar con que seguramente quieras lanzar unos dardos, probar suerte en la tómbola o montar en las atracciones, con lo que lo habitual es calcular unos cien euros por persona y día para exprimir al máximo la oferta que la Feria de Albacete pone al alcance de tu mano.

Lo que tienes que ver en Jaca si viajas con niños

Lo que tienes que ver en Lugo