Plasencia: qué no debes perderte

 

La cacereña ciudad de Plasencia está ubicada en el norte de Extremadura. Cuenta con una población aproximada de 40 000 habitantes, siendo la segunda más habitada de la provincia y la cuarta de la comunidad autónoma.

Fundada en 1186 por el rey de Castilla Alfonso VIII en el contexto de la Reconquista, su economía se basa principalmente en el sector terciario, teniendo el turismo un fuerte peso debido a su impresionante riqueza monumental y arquitectónica, considerada como bien de interés cultural. Sus dos festividades más importantes son la Semana Santa y el Martes Mayor, ambas declaradas de interés turístico. ​

Qué ver en Plasencia

Plasencia es un monumento en sí misma y es imposible pasear por sus calle sin admirar cada dos pasos alguna de sus venerables piedras. Estos son algunos de los puntos de interés que no puedes perderte:

  • La Catedral Vieja. Construida en el siglo XII en estilo románico, sus posteriores reformas del siglo XIV fueron realizadas en estilo gótico.
  • La Catedral Nueva. La iglesia más grande de toda Extremadura, su construcción comenzó en 1498 con un estilo renacentista salpicado de detalles góticos.
  • La Plaza Mayor. Corazón del casco histórico de Plasencia, alberga el Palacio Municipal, el Ayuntamiento y su Abuelo Mayorga.
  • La Muralla medieval. En 1178 se inició su construcción, que rodea totalmente el casco histórico de la ciudad. La puedes visitar de forma gratuita, recorriendo buena parte de su recorrido y subiendo a sus espectaculares torres semicirculares. Las vistas de la ciudad son de auténtica postal. Es interesante pararse en sus diferentes puertas (Sol, Trujillo y Berrozana), y contemplar sus arcos y escudos.
  • Acueducto. Curiosamente su origen no es romano, como es habitual en estas obras de ingeniería civil, sino medieval. Fue construido en el siglo XVI, y cuenta con 300 metros de largo y una altura máxima de 18 metros.
  • Palacio de los Marqueses de Mirabel. Situado en la Plaza de San Vicente Ferrer, fue construido en el siglo XV con una mezcla de estilos renacentistas y góticos.
  • Iglesia de San Nicolás. Ubicado en la Plaza de San Nicolás, este templo del siglo XIII de estilo románico tardío fue transformándose en gótico en sucesivas reformas.
  • Palacio de los Monroy. Mansión señorial de mayor antigüedad de Plasencia, se encuentra igualmente en la Plaza de San Nicolás.
  • Convento de Santo Domingo. En la actualidad es el Parador de Plasencia. Del siglo XV, destaca la gran belleza de su claustro.
  • Puente de San Lázaro. Al lado de la Ermita de San Lázaro, sobre el río Jerte, este puente gótico del siglo XVI, el más antiguo de la ciudad cacereña, representa uno sus rincones de mayor encanto.
  • Parque de la Isla. En la ribera del río Jerte, sus piscinas naturales son ideales para los chapuzones de verano. Está unido a un paseo fluvial de 15 kilómetros de longitud, lo que convierte este paraje en un paraíso para andariegos, runners y amantes de la bicicleta.

Dónde comer en Plasencia

La gastronomía extremeña es de las que hacen saltar lágrimas de emoción con sus benditos productos porcinos, su cordero y sus espectaculares quesos.

Plasencia tiene fama de ser uno de los lugares donde mejor se come de Extremadura. Alrededor de su Plaza Mayor será complicado que los estómagos más exigentes no se den por satisfechos. Estos son algunos de sus restaurantes:

  • Bar Español. Un clásico placentino decorado con españolísimos motivos taurinos y con una amplia carta en la que destaca su morcilla, su hígado encebollado y su tapa más característica: la Palomita, una corteza de trigo rellena de ensaladilla rusa.
  • La Pitanza del Gordo. Los jamones abarrotan su interior, lo que atrae a la gente como si el flautista de Hamelin estuviera dentro tocando un concierto. Su tapa estrella es la morcilla patatera, cuyo exquisito sabor se realza con los buenos vinos dulces de la zona.
  • Cafetería Succo. Con una decoración más moderna, es un sitio estupendo para tomar las tapas de pie, entre las que destaca el zorongollo extremeño, tapa compuesta de patata, cebolla, jamón y pimiento.

Buceo en la Isla del Hierro