¿Qué ver y qué hacer en Huesca?

 

Es cierto: todos soñamos con tomar un avión, recorrer medio mundo y ver lugares exóticos. Pero tampoco debemos olvidar que nuestro propio país está lleno de maravillas que disfrutar.

Conocer nuestro propio entorno es, además, fácil, porque no es preciso hacer grandes desembolsos o disponer de demasiado tiempo: una escapada de fin de semana o un breve puente festivo puede permitirnos conocer, por ejemplo, la ciudad de Huesca.

¿Pero hay cosas que ver en Huesca? ¿De verdad merece la pena ir al municipio aragonés? Nuestra respuesta es rotundamente sí. La ciudad de Huesca, un pequeño municipio con poco más de 50 000 habitantes, esconde tesoros que quizá no habrías imaginado.

Qué hacer en Huesca

Huesca es, sobre todo, una ciudad de paseo. Descubrir la arquitectura de sus calles, la belleza de ciertos edificios y hacer las mejores fotos de fachadas, claustros y plazas es una de las mejores actividades que hacer en Huesca.

Centraremos la atención principalmente en el casco antiguo de la ciudad, donde encontrarás restos de las murallas de origen árabe que datan del siglo IX. En su origen, la muralla tenía más de 100 torres, aunque en la actualidad solo se conserve una de ellas. La visita merece la pena.

De allí, pasaremos a hacer el tour de iglesias y conventos, donde no podemos olvidar la iglesia de San Pedro el Viejo o el convento de San Miguel, para acabar en la preciosa Catedral de Huesca, de estilo gótico, que surge en una coqueta plaza en la que poder disfrutar de un refresco en alguna de las terrazas que se disponen cada día.

Además, Huesca pasa por ser una de las ciudades modernistas por derecho propio. Entre los edificios propios de esta arquitectura del siglo XIX encontramos una de las atracciones turísticas más llamativas de la ciudad: los ultramarinos La Confianza, la tienda más antigua de España.

No se pueden obviar tampoco los museos y galerías de la ciudad, entre las que destaca el Museo arqueológico, que ofrece sección de arqueología y también de bellas artes, un espacio donde la historia y la cultura de la ciudad se dan la mano.

Ocio, aventura y riesgo

Pero Huesca también dispone de una amplia oferta para los amantes del turismo de aventura. Su cercanía con el Pirineo ofrece la posibilidad de llevar a cabo actividades de aventura como rafting, hidrospeed o barranquismo en Huesca.

Si eres un amante del puenting, de la escalada, quieres pasear en canoa u otro tipo de actividad de este tipo, existen muchas empresas, tanto en Huesca ciudad como en municipios muy cercanos, que disponen de un amplio catálogo de actividades de este tipo.

Estas actividades suelen ser ideales para familias, grupos de amigos o familias. De hecho, muchos novios optan cada vez más por estas actividades a la hora de celebrar su despedida de solteros.

Un poco de todo para todos

Como ves, Huesca es un destino ideal dentro de España. Desde las bellezas arquitectónicas, la riqueza de su gastronomía y el interés de sus museos hasta las opciones para los más aventureros, valientes y arriesgados. Naturaleza y ciudad se dan la mano en esta zona del norte de España.

Descubre Chichón, un pueblo con encanto

El Faro del Caballo de Santoña, cuando el esfuerzo vale la pena