Ordesa y Monte Perdido: guía del parque natural

 

Ubicado en la comarca de Sobrarbe, en el Pirineo de Huesca, el Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido recibe anualmente más de 600 000 visitantes atraídos por la belleza salvaje de su entorno. Está repartido entre los términos municipales de Broto, Torla-Ordesa, Tella-Sin, Puértolas, Fanlo y Bielsa. La altitud del parque sobre el nivel del mar va desde los 700 metros del río Bellós hasta los casi 3400 metros del Monte Perdido.

Este Parque Nacional es el más antiguo de Aragón y el segundo de España, y está declarado Reserva de la Biosfera, Zona de Especial Protección para las Aves, Lugar de Importancia comunitaria y Patrimonio de la Humanidad.

Si tu intención es hacer una escapada lejos de los agobios urbanos, en busca de tranquilidad y de aire puro para los pulmones y la mente, Ordesa y Monte Perdido es tu mejor opción. A continuación te presentamos una pequeña guía de los puntos de mayor interés de este paradisíaco paraje.

Valle de Ordesa

Puedes acceder a su pradera desde Torla-Ordesa, y a partir de ahí elegir alguna de las magníficas rutas existentes y que te permitirán conocer lugares de ensueño, como:

  • Cascada de la Cueva. En la ruta hacia la Cola de Caballo.
  • Cascada del Estrecho. En la misma ruta que la anterior, se ubica en la parte final de un pequeño cañón.
  • Gradas de Soaso . Uno de los parajes más bellos del parque situado a unas 3 horas de la pradera, es un conjunto de cascadas unidas entre sí que crean un marco propio de un cuento de hadas.
  • Cola de Caballo. Pasadas las Gradas de Soaso, una hora más de camino más o menos, encontrarás la cascada conocida como Cola de Caballo, un auténtico espectáculo.
  • Refugio de Góriz. Por encima de la cascada de Cola de Caballo se encuentra este refugio, ideal para reponer fuerzas después de una buena caminata.
  • Miradores de Ordesa. Puntos desde los que otear el parque casi a vista de pájaro. Desde Torla se organizan excursiones en taxis 4×4. Desde Nerín, en el municipio de Fanlo, sale también un autobús hacia los miradores.

Cañón de Añisclo

Uno de los puntos más visitados del parque de Ordesa y Monte Perdido es un valle impresionante con una bellísima sucesión de toboganes y cascadas, entre las que destaca la de Fuen Blanca. Desde el Mirador de Añisclo tendrás la vista más completa de este auténtico valle encantado.

Valle de Pineta

A espaldas del Monte Perdido, es un valle glaciar impresionante, delimitado por escarpadas y altas crestas montañosas. En su parte final tienes un aparcamiento con un cartel explicativo de las distintas rutas que pueden realizarse. No dejes de ver el famoso Circo de Pineta.

Garganta de Escuaín

Al sureste del Monte Perdido, puedes empezar las distintas rutas desde el pueblo de Escuaín, al que se accede por una estrecha y sinuosa carretera. En la propia Garganta de Escuaín se encuentran los conocidos Miradores del pueblo de Revilla, al que puedes acceder en coche (tiene zona de aparcamiento), sacar los prismáticos y la cámara de fotos y maravillarte con toda la belleza paisajística que se te ofrece.

Ruta del Quijote en Ciudad Real

Los pueblos de Toledo que no puedes perderte