Catedral de Jaén, te sorprenderá

 

En cualquier rincón de España nos podemos encontrar con excelentes muestras de arquitectura y arte religioso. Pero en esta ocasión quiero darte a conocer uno de mis últimos descubrimientos, la catedral de Jaén, un espectacular edificio que bien merece una visita.

Historia de la catedral de Jaén

En el siglo XVI se decidió construir en la plaza de Santa María de Jaén una catedral que sustituyera a la catedral gótica que había en su momento. Las obras llevaron varios siglos, pero el resultado final fue una de las obras renacentistas más importantes que hay en España.

Una vez finalizadas las obras exteriores todavía hubo que dedicar muchos años a la construcción y decoración del interior y sus capillas. Incluso tuvo que pasar por un proceso de consolidación de su fachada norte después del terremoto de Lisboa de 1755.

En 2012, después de un proceso de varios años, fue inscrita en la Lista Indicativa de España del Patrimonio de la Humanidad como bien cultural.

Un exterior espectacular

En cuanto veas la catedral de Jaén por fuera te vas a dar cuenta que no es como otros edificios religiosos que hayas visto con anterioridad. Las dos torres y la balaustrada de la Iglesia de Santa María llaman inmediatamente la atención del visitante.

Es una de las pocas construcciones de este tipo que tenemos en España que tiene balcones. En total tiene 62 rodeando todo el perímetro, y todos ellos están conectados a través de un pasillo central que da la vuelta completa al templo y que vas a poder recorrer tranquilamente, lo que te permitirá ver a la vez tanto el interior como el exterior.

El Santo Rostro

La razón de la curiosa arquitectura de esta catedral es que se querían usar los balcones para mostrar a los fieles el relicario del Santo Rostro, un paño impregnado con el sudor y las lágrimas de Jesús mientras iba de camino al calvario y en el que quedó reflejada su cara.

Este relicario se guarda normalmente en una caja fuerte bajo siete llaves en la Capilla Mayor, pero los fieles pueden verlo cada viernes en la capilla de El Camarín. Y si la imagen es impactante, desde luego el marco de oro que la rodea no es para menos, con cientos de esmeraldas, rubíes y diamantes.

Un órgano con historia

Otro elemento destacable de la catedral de Jaén es su órgano. En abril de 1937 la Legión Cóndor alemana bombardeó Jaén, causando una gran devastación. Sin embargo, la catedral no se vio afectada.

Esto se debe en parte a que se encerró dentro a los presos del bando nacional y a que los republicanos usaron los tubos del órgano para que desde el cielo parecieran baterías antiaéreas instaladas en lo alto de la catedral.

Este edificio tiene muchos rincones que te van a sorprender y que están llenos de historia. Si quieres conocerlo, el horario de la catedral de Jaén es de lunes a domingo de 8:30 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas, con un precio de 5 € por entrada (para adultos) con audioguía.

Y si estás por allí, no dudes en esperar a que anochezca y disfrutar de las vistas de la catedral de Jaén de noche. ¡Merece la pena!

Cómo pasar unas buenas vacaciones con tu perro

7 lugares que los amantes del rafting no pueden dejar de visitar estas vacaciones